UN DIA EN LA TIENDA DEPARTAMENTAL

MASTUERZOS!!!!

Recordando uno de los momentos mas difíciles de cuando era niño,

Creo que a muchos nos paso, esa situación que sucede en cualquier tienda departamental cuando acompañas a tu madre de la mano y ella se dirige primero ala sección de ropa, uno se suelta de su madre, y empieza a entretenerse con cualquier cosa, ya que esta actividad no era de nuestro agrado, uno como todo niño ya quería pasar por la juguetería y ver lo mas nuevo que había llegado en la temporada ufffffffff.

Pero mi madre seguía ahí, checando pieza por pieza y con gran tranquilidad, esto era desesperante, no sabia que hacer, jalaba a mi madre del vestido y ella no reaccionaba, era como si estuviera poseída por la toda la ropa, yo no sabia como llamar la atención, pero de pronto me llega la gran idea, caminar hacia dentro de los stand de la ropa y perderme en ellos, así mi madre se iba a percatar que ya no estaba a su lado y entraría en pánico, se pondría a gritar mi nombre con gran fuerza, hasta que yo saliera de mi escondite y riendo le diría que había caído en mi juego,uffffff el plan era perfecto y todo estaba calculado.

llego el momento, entro en los stand de ropa y me pierdo en ellos, espero silenciosamente el siguiente paso calculado, sigo esperando y sigo esperando……, algo no estaba funcionando, mi madre aun no se percataba de mi ausencia, ya era preocupante y tuve que salir para ver que había sucedido.

Cuando de pronto me encuentro con algo inesperado, mi madre no estaba en el pasillo, mi preocupación empezó a elevarse poco a poco, y la imaginación aumento al máximo, creando historias como: que a mi madre la habían secuestrado o que se había ido corriendo por no saber de mi, entre otras, todas estas historias me empezaban a causar mucho miedo, estaba paralizado no sabia que hacer, pensaba gritar o correr con alguna persona desconocida para decirle mi situación, pero eso me daba miedo, mi mundo estaba en shock veía los rostros de la gente que me rodeaba y sentía mucha desconfianza, me sentía vulnerable y la tienda se me hacia enorme, comencé a dar pasos con mi rostro aterrorizado, hasta que cruzo al siguiente pasillo y ahí estaba ella, al final de este, checando mas ropa con la misma tranquilidad, mi rostro se transformo con una gran sonrisa, mi miedo se esfumo de pronto y corrí a las piernas de mi madre, la abracé con fuerza y con mi ojos casi llorosos le dije que la amaba mucho, mi madre sin dejar de ver la ropa, me contesta YO TAMBIÉN TE AMO MUCHO HIJITO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *